Recordar el valor del producto en la factura

Recordar el valor del producto en la factura

La facturación al cliente es sin duda el punto de contacto más riesgoso en su recorrido de usuario. Cada factura es un recordatorio mensual para sus usuarios de que le están dando dinero.

Y si cree que nadie los abre, piénselo de nuevo: las tasas de apertura en los correos electrónicos transaccionales son de cuatro a ocho veces más altas que en otros correos electrónicos.

Los correos electrónicos de facturas son complicados, de acuerdo. Pero también son una gran oportunidad para recordarles a los usuarios lo valioso que es su producto. Puede usarlos para hablar sobre sus nuevas funciones y mejoras, compartir su hoja de ruta, mostrar casos de estudio y testimonios. También es un buen canal para solicitar comentarios y ofrecer tu ayuda.

Enviar facturas no tiene por qué ser doloroso. Puede ser algo que sus usuarios buscarán todos los meses, al igual que lo hacen en un boletín informativo.